La importancia económica de los festivales de cine

Los festivales de cine aportan mucho más que proyectar excelentes películas y contar con la presencia de celebridades de notable perfil.
Estos eventos anuales alimentan con el valor perdurable de la cultura a la gente a través de lo mejor del séptimo arte, y de paso, colaboran con la economía y el turismo de los países donde ocurren.

Iván Giroud, director del Festival Internacional de Cine de La Habana, plantea que los beneficios monetarios que brinda este evento a la capital cubana “no se pueden contabilizar, porque se generan desde varios niveles y se ingresan directamente a la economía estatal y a la economía privada”.

Al hacer cálculos estimados, por ejemplo, Giroud resalta lo mucho que consumen los participantes extranjeros en cuanto a hospedaje, transporte público y privado, comidas, compras…

Otra fuente de ingreso, añade Giroud, es la que genera el público nacional que participa de esta cita con la pantalla grande, que “se desplaza hacia la zona donde se desarrolla el festival. Más de 200 mil espectadores tuvimos en 2015”.

Por su parte, Pituka Ortega Heilbron, directora general del Festival Internacional de Cine de Panamá (IFF Panamá), es más concreta y señala que esta actividad “ha generado para el país más de 11 millones de dólares en los últimos 4 años”.

“El Festival de Toronto tiene un impacto económico anual de 137 millones de dólares y es el más grande de América del Norte”, destaca por su parte Pamela Mollica, directora de comunicaciones del Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF por sus siglas en inglés).

Tomado de: La Prensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[email-subscribers-form id="2"]