La Lucía de 2017

Es diciembre época de Festival y el cambio se hace evidente en La Habana: una ciudad en movimiento, cines abarrotados desde el primer día, diarios, credenciales, calendarios de la programación, pasaportes por doquier y, por supuesto, la siempre expectativa ante las más novedosas cintas del año.

Pero resulta que desde el año pasado, cuando el Festival incorporó la sección de Clásicos restaurados, el público cinéfilo no solo se interesa por las más recientes producciones, sino también, por aquellas que vuelven a cobrar vida incluso décadas después de haber sido estrenadas por vez primera.

Tal es el caso de Lucía, emblemático largometraje del cine cubano, dirigido por el cineasta Humberto Solás, quien realizara Un hombre de éxito, primera cinta en ser candidata a los Óscar como mejor película de habla no inglesa.

El Cine 23 y 12 mostró este nueve de diciembre la cinta mejorada. Estuvieron presentes Eslinda Núñez, protagonista de la segunda historia del filme, el maestro Leo Brouwer, compositor de la película, y el también actor Aramís Delgado, parte del reparto de la última trama.

“Hoy es un día histórico por la proyección de esta obra que siempre nos deslumbra. El mejor testimonio de la película es contar con las figuras que la hicieron posible, junto a esa conjunción de talento y estado de gracia que logró Humberto Solás”, expresó Luciano Castillo, director de la Cinemateca.

Luego de seducir al público internacional el pasado mayo en el Festival de Cannes, este clásico demuestra la vigencia que conserva su argumento en la sociedad cubana, sobre todo en la mujer actual, heredera de las tres Lucías y, a sala llena, durante sus casi tres horas de duración, se sentía la carga emotiva de la obra.

Sobre el reestreno, Eslinda declaró que esta es una “experiencia hermosa, pues la película mantiene toda la intensidad dramática, las tonalidades que Humberto quería. Está muy bien restaurada gracias al trabajo de más de ochenta personas que aman el cine”.

Turner Classic Movies y The Film Foundation´s World Cinema Project fueron las instituciones encargadas de la reparación del largometraje, siendo esta última presidida por Martin Scorsese. Asimismo, el mérito de la digitalización de la simbólica cinta es para el Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficas (ICAIC) junto al Laboratorio L’Imagine Ritrovata, de la Cineteca de Bolonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[email-subscribers-form id="2"]